Organización y Cambio con Niveles de Pensamiento integrativos

Normalmente cuando nos realizamos en la vida no solemos detenernos a observar como gestionamos los procesos internos, que nos sitúan en uno o en otro nivel neurológico o de pensamiento, aunque si nos fijamos podremos notar como el comportamiento de las personas se modifica, dependiendo del ambiente, de sus capacidades, de sus creencias y valores, de su identidad y de su espiritualidad.

Cambio de nivel de pensamientoRelación entre los niveles neurológicos o de pensamiento

Cuando nos centremos en observar o actuar en un cierto nivel, hemos de tener en cuenta que nos veremos afectado por los demás niveles lógicos de pensamiento, y el grado de influencia dependerá del nivel, por ejemplo, un cambio en los niveles más altos producirá un impacto mayor en los niveles inferiores.

El adquirir o mejorar una nueva habilidad, a nivel lógico de la capacidad produce cambios de comportamiento, puesto que estaremos capacitados para más y mejores actuaciones.

Mientras que una identidad puede definir un comportamiento, este no necesariamente define la identidad en una persona, es un nivel que está situado bajo la identidad.

Los comportamientos representan la forma de actuar y están en base a las creencias y valores, al tiempo que se realizan en un entorno. Entre el comportamiento y el ambiente donde se realiza, se produce una relación causal. Cuando se está en un determinado sitio con una persona en concreto se actúa de una forma determinada.

Los comportamientos que se realizan están en función de las capacidades que se tenga, y para escoger la capacidad que parece más adecuada, se elige mediante las creencias y valores que se poseen.

Quien se ve como una persona exitosa cree que el conseguir el éxito es algo posible para ella, está pensando desde el nivel de su identidad, la cual a su vez depende del propósito que tenga en su vida, de su espiritualidad.

Es importante tomar consciencia de los factores que influyen en la forma en que se vive, identificar los posibles conflictos, así como reconocer los cambios adecuados para conseguir un mayor nivel de congruencia personal, disminuyendo con ello los conflictos internos.

Se ha de conocer el propósito de vida, la misión y si esta es la adecuada para lograr el propósito. También si las creencias y valores, tanto los propios como las que se tiene sobre los demás, apoyan las capacidades que determinan los comportamientos y se realizan en un entrono adecuado, para que todo esté alineado con el propósito de vida.

Siempre nos encontramos en algún lugar, por ellos estamos en el nivel lógico del entorno, aunque desde que entremos en acción tenemos una serie de conductas, las cuales estarán condicionadas por las capacidades que poseemos y estas por nuestros valores y creencias, identidad y espiritualidad.

Cuando se hace juicio, en los diferentes niveles lógicos, desde el entorno hasta la espiritualidad de la persona, esta se sentirá más ofendida o halagada dependiendo de nivel en que se realice. Donde menos afectada se sentirá será si el juicio es a nivel de entorno y donde más si es a nivel espiritual.

Los elogios se han de hacer a partir del nivel de comportamientos, y se ira subiendo en los niveles, según la confianza que se tenga con la persona.

Disponer de unos niveles neurológicos o de pensamiento bien integrados

Los niveles neurológicos describen las relaciones entre lo sensorial o los datos “crudos” que provienen de los sentidos, y las abstracciones de alto nivel construidas, que hacemos sobre esas percepciones sensoriales.

Conocer y saber manejar los niveles neurológicos permite disponer de la posibilidad de revisar las conexiones sobre las que se sustentan las abstracciones personales, permitiendo llegar a nuevos entendimientos y “rellenar huecos”, en un entramado mental, que se vuelve cada vez más inconexo e inestable a medida que se asciende en niveles de abstracción.

En ocasiones se pide a personas que asuman nuevas tareas o papeles en sus labores profesionales sin haber recibido el entrenamiento correspondiente, lo que resulta poco efectivo. Como tampoco serán duraderos los cambios a nivel de comportamiento si no están apoyados en el nivel de capacidades o de estrategias.

Saber moverse por los niveles neurológicos permite obtener información a diferentes niveles relacionada con la propia neurología de la persona, puesto que es una herramienta de exploración, aprendizaje y toma de conciencia.

Para que un cambio personal sea duradero y sostenible, ha de estar alineado con los niveles lógicos superiores o debe tener lugar directamente en el nivel más alto posible. Por tanto permanecerán más los cambios realizados a nivel de identidad, que se tenga una percepción por uno mismo, y sean los adecuados para los comportamientos que se desean adoptar.

El coach en sus procesos de coaching ha de acompañar a la personas que solicita sus servicios a que tome consciencia de sus bloqueado o confusiones, para poder identificar en qué nivel se encuentra el problema, y facilitar así el trabajo a la solución, tratando de tomar las medidas adecuadas en un nivel superior, a donde se ha detectado el problema.

© Copyright Ayudacoach
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://ayudacoach.com/