Funciones del Maestro

Son diversas las funciones que corresponde al maestro, como es la planificación de la práctica educativa (programación, contenidos, metodologías, recursos, criterios de evaluación, etc.), así como, encargarse de los factores que tienen que ver con el comportamiento de los alumnos, en los lugares de formación y aprendizaje.

Maestro persona que nos alumbra a conocer y saber másLas tareas del maestro son complejas puesto que, abarca diversos quehaceres y funciones que van más allá de lo que comúnmente se entiende por mera instrucción.

El maestro ha de ser una persona especialista, en un conocimiento definido, que recibe el encargo de instruir. También ha de ser un líder y como tal ha de asegurar la disciplina. Se ha de ocupar de cohesionar el grupo, a quien imparte aprendizaje, así como transmitir la buena moral social. Ha de conocer a sus alumnos, evaluando sus necesidades, y ayudarles a expresarse, cumpliendo su anhelo de servicio social.

El maestro no solo ha de limitarse a sus labores con los conocimientos, sino que también ha de mostrar el significado y la función de estos.

Funciones del maestro según algunos autores:

Rubio (1994) hace distinción entre:
-Tareas derivadas de las características del currículo, entre las que se encuentran: diseño, planificación y desarrollo del proceso, el trabajo en grupo, la profesionalización del docente (su formación) e investigación.
-Tareas derivadas de las características de los alumnos y del cómo aprenden, entre las que están: la de guía como mediador, la de dinamizador del grupo, la de ser un modelo de adulto significativo y la de tutor.

Seco (2000) señala las siguientes funciones del maestro:
a) Función de programación educativa.
b) Función de diagnóstico.
c) Función de intervención.
d) Función de evaluación.
e) Función de relación.

Citaremos las siguientes funciones del maestro:

  • Guía y líder de su clase
  • Permite las ideas válidas de sus alumnos, en relación a los contenido que trata con ellos.
  • Es alumno, debe estudiar la clase y probar los conocimientos.
  • Es mediador, facilitador, interactor y modelo.
  • Ha de asegurar buenas experiencias de aprendizaje y medición de lo aprendido.
  • Es un experto que domina los contenidos, planifica (aunque es flexible).
  • Establece metas: perseverancia, hábitos de estudio y autoestima, siendo su principal objetivo, que su alumno construya habilidades para lograr su plena autonomía.
  • Regula los aprendizajes, favorece y mide los progresos, siendo tarea principal el organizar el contexto en el que se ha de desarrollar el alumno, facilitándole su interacción con los materiales y el trabajo colaborativo.
  • Ha de fomentar el logro de aprendizajes significativos y transferibles.
  • Anima a la búsqueda de la novedad, curiosidad intelectual, originalidad y pensamiento convergente.
  • Ha de fortalecer el sentimiento de capacidad, autoimagen e interés por alcanzar nuevas metas.
  • Enseña qué hacer, cómo, cuándo y por qué, ayudando a controlar la impulsividad.
  • Comparte las experiencias de aprendizaje con los alumnos, mediante la discusión reflexiva y el fomento de la empatía del grupo.
  • Ha de atender las diferencias individuales.
  • Desarrollara en los alumnos actitudes positivas y buenos valores.

Los cambios que se están produciendo, en la sociedad, a todos los niveles, suponen que el maestro adquiera nuevos roles, por lo que se le hace necesaria una formación permanente.

Los maestros han de poseer una formación que les permita tener una profesionalidad, disponiendo de su propio criterio, bien estructurado, que le pueda llevar a valorar las diferentes variables de la situación y a utilizar los conocimientos de forma efectiva.

Ha de disponer de tal nivel de formación, que partiendo de los conocimientos teóricos, necesarios, ha de poder llegar a una práctica, donde se hayan ajustado, variado y/o ampliado esos conocimientos.

A los maestros se les pide un dominio en la materia y de los métodos pedagógicos, en aspectos organizativos, en saber motivar las labores de los alumnos, en tener un dominio en los aspectos sociales y emotivos y una cooperación dentro y fuera del contexto de formación aprendizaje.

El maestro ha de estar en una permanente ampliación y profundización del conocimiento, de lo que enseña, así como conseguir una mayor conciencia de lo que los alumnos hacen en el aula y de por qué lo hacen.

En resumen, dado los tiempos actuales, a los maestros se les exige, una nueva actitud hacia los alumnos, unos conocimientos y habilidades pedagógicas flexibles, según las distintas situaciones y contextos educativos, por lo que ha de realizar las labores necesarias, para que no se den las rutinas del quehacer educativo en el aula, aportando ilusión y posibilidades para abrir nuevas perspectivas educativas, siendo un Maestro Coach.

© Copyright Ayudacoach
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://ayudacoach.com/