Formador

El formador es una persona que tiene la labor de transmitir a otros, unos conocimientos teóricos y prácticos y unas aptitudes, de forma que el receptor de los mismos, al terminar el aprendizaje, no solo tiene los conocimientos necesarios, sino que además sabe aplicarlos, y en el proceso de esa labor tanto el alumno como el formador han mejorado.

Formando personas

Comprende un grupo heterogéneo de personas, con profesiones muy distintas, difícil de distinguir, conceptualizar, de establecer responsabilidades y de asignar funciones.

Es en la formación ocupacional y en la formación continua donde se habla de formadores, a diferencia del contexto escolar, en el que se prefiere la palabra “profesor” a la de “formador”.

El papel del formador está entorno a cuatro competencias base: competencias tecnológicas, competencias docentes (psicopedagógicas) competencias en el trabajo y competencias sociales.

Las personas formadoras, para desarrollar su labor, se ayudan de herramientas, conocimientos psicopedagógicos y didácticos, de habilidades de planificación, organización y gestión. Han de ser buenas comunicadoras, saber escuchar, ser tolerantes, respetuosas, saber tomar decisiones. Contribuyendo a que el grupo se desarrollarse por si mismo, supervisándolo.

Está en las funciones del formador el saber crear unas óptimas condiciones de aprendizaje y de participación, saber medir la repercusión de lo impartido, para determinar si se ha cumplido correctamente los objetivos propuestos.

En la formación se trata de desarrollar aptitudes más específicas, en las personas receptoras, con vistas a desempeñar un papel particular.

El profesional formador, ha de tener asumido el aprender, el estar dispuesto a un permanente aprender a aprender y aprender a enseñar. Así como disponer de capacidad de aprender, de ser responsables y de ser emprendedor.

Corresponde también al formador, el implicarse en la resolución de tareas, estableciendo sus propios objetivos, planteando sus propias estrategias, para evaluar el grado de cumplimiento de sus metas. Procesando información y encontrando los recursos para aprender.

Para formar, hace falta conocer en lo que se va a formar, el contenido o materia a enseñar, mediar entre los conocimientos y las personas que han de adquirir la formación, mostrando coherencia entre discurso y práctica. Han de asumirse personalmente los valores que se pretenden transmitir, y se ha de vivir el compromiso con la profesión, de la misma forma que se espera que los formandos lo asuman.

El formador ha de contribuir a la autonomía del formado, en la materia tratada, y por tanto, que este pueda prescindir del formador como elemento dinamizador, para su actividad. Algo similar a lo que sucede en las sesiones de coaching donde el acompañado no ha de estar en dependencia del coach.

Los formadores requieren de una formación inicial y continua, que se renueve con sus objetivos, sus contenidos y sus métodos. Han de propiciar en el alumno, a partir de los elementos que aporta en la escuela, las ganas de seguir aprendiendo a lo largo de la vida.

El formador ha de ocuparse en conseguir el desarrollo de competencias básicas y de aprendizajes relevantes del alumno, para que este las pueda poner en práctica, dentro de su cotidianeidad y de su entorno. También ha de ofrecer al alumno los conocimientos, las habilidades, las actitudes y valores, que le ayuden a valerse por sí mismo.

La calidad de la educación habría de estar orientada al desarrollo de competencias cognoscitivas, la comunicación oral y escrita, la capacidad de identificar y resolver problemas, la capacidad de descubrir el mundo natural y social, en que el ser humano se desenvuelve y saber adaptarse a sus continuas transformaciones.

El reto de la enseñanza es, enseñar a pensar, enseñar a aprender, aprender a convivir, preparando a los alumnos para que asuman y sean conscientes de su propio perfeccionamiento, para la vida laboral. Entrar en una conducta más culta, más responsable traería aparejado nuevas formas de convivencia traducida en la capacidad de autorregulación y autodirección de cada persona.

© Copyright Ayudacoach
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://ayudacoach.com/