El término Coaching

Coaching para superar situaciones que nos parecen imposiblesPara evitar problemas de competencias, tanto las personas como las organizaciones necesitan clarificar sus necesidades y también, cada especialista, ha de determinar su campo de trabajo.

Metodologías diferentes al coaching, normalmente, dan una solución entregando esta a la persona, u organización, sin embargo el coach, crea en conjunto con la persona o la organización, la posible solución.

Otras disciplinas ofrecen conocimientos externos, que existen previos a la situación, mientras que en el coaching se construye un conocimiento, que surge de la situación que vive el coach junto a la persona que está acompañando.

El coach en vez de transferir conocimientos, busca construir capacidades, ofreciendo a las personas procesos de autoconocimiento, para que así puedan reconocer sus emociones, clarificar sus modos de pensar y explorar respuestas para sus problemas y desafíos.

El coach no diagnostica, no recomienda, no decide, ni piensa por la persona a quien acompaña, y si ayuda, a esta, a verse a sí misma y ver el mundo de otro modo, a visualizar más opciones y tomar consciencia de lo que le separa entre lo que hace y lo que desea, orientándola en el logro de sus metas y sueños. Acompañándola a descubrir sus sitios ciegos y a superar por el camino los obstáculos que le impiden mejorar.

El coaching parte de un paradigma de posibilidad, puesto que se entiende que la persona y/o la organización poseen fortalezas y capacidades internas, las cuales les permiten mejorar su desempeño y obtener los resultados que persiguen, mientras que la demanda de servicios de otras metodologías parten de paradigma de necesidad.

El coach y la persona acompañada están en una relación de igualdad, mientras que en otras disciplinas se suele dar una percepción de superioridad, por ser los especialistas, por entendérseles con más conocimientos y habilidades. Esta diferencia, en el tipo de relación, suele crear diferencias en el tipo de comunicación, dándose en muchos casos una comunicación unidireccional, mientras que en el coaching se ha de dar un verdadero diálogo.

Todas las ayudas recibidas suelen aumentar el desempeño, la efectividad y el bienestar, aunque el coaching va más allá, expandiendo la capacidad de acción de las personas y organizaciones.

El coaching produce resultados más consistentes que muchos otros enfoques de gestión. Para empezar desarrolla la creatividad de la gente. La alienta a ser más flexible, así como a adaptarse a nuevas situaciones.

Con coaching se consigue producir un impacto positivo en la performance de la organización, pero no a corto plazo. Hay que apuntar a quienes se convertirán en importantes activos para la empresa, para que estos puedan expandir estos métodos en la organización.

No hay una receta que se adapte a todas las necesidades. Así como los individuos y sus metas tienen sus matizaciones diferenciadoras, también es diferente lo que cada persona debe aprender para alcanzarlas.

Si el coaching realmente no funciona, hay que tratar de descubrir qué inmoviliza a la persona asistida, sin suponer que toda la responsabilidad es de la misma persona, en este caso se requiere entrar más profundamente en las formas de esa persona para poder ayudarle a darse cuenta de esas barreras que son necesarias atravesar.

Si un individuo no responde a los esfuerzos de coaching es probable que existan problemas de relación, coach cliente. Antes de decidir que es imposible asistirlo, se ha de tratar de cambiar a otro coach y también observar si puede necesitar la asistencia de otro profesional diferente al coach.

El coach ayuda a su acompañado a que sea consciente de lo que es y de su potencial, algo que posiblemente él mismo desconoce, aunque lo lleva dentro, y solo le hace falta una pequeña luz en el camino para descubrir la vía más fácil y menos tortuosa.

El coaching es un proceso bien definido, que tiene puntos de partida, medios de los que se dispone y situación de llegada. Lo que resulta diferente y lo que puede confundir a algunas personas, es que el corazón del proceso es el potencial de la persona. Por lo tanto, el éxito no es fácil de cuantificar.

Ante un ofrecimiento de servicios es preferible darle el nombre que mejor se ajuste a lo que se hace, aunque se añada el término coaching, y se explique que dichas prestaciones van a ser mejoradas con la aplicación de metodología coaching.

También puedes conocer las diferencias entre coaching y otras metodologías en la tabla que se accede desde el enlace.

Tienes otras definiciones o aclaraciones de que es el coaching y las deseas compartir. Puedes dejar tu comentario, así todos dispondremos de más información y conocimiento.

© Copyright Ayudacoach
Puedes distribuir, enviar o copiar esta información sin modificar el contenido.

Incluye la dirección: http://ayudacoach.com/