Diferencia entre Conducta y Comportamientos

Conductas y comportamientosConociendo conductas y comportamientos para tomar consciencia sobre ellos y poder mejorarlos, así como llegar a hacerse con nuevos, para realizarse de una forma más efectiva en la vida.

Conducta es la manera de conducirse o comportarse, es la forma de reaccionar ante las situaciones manifestada en su modalidad de comportamientos, por lo que puede usarse como sinónimo de este, puesto que se refiere a las acciones que se desarrollan frente a los estímulos que se reciben y a los vínculos que establece con su entorno.

La conducta puede ser guiada tanto por los fenómenos psíquicos, de la persona, como por la influencia que ejerce el medio social sobre ella, siendo el resultado de los fenómenos psíquicos que se expresan mediante las manifestaciones corporales del individuo, en el medio externo donde se desarrolla.

Las personas tienen una serie de conductas que para entenderlas es necesario conocer las conductas del grupo social al que pertenece, ya que los actos individuales están implicados en actos sociales más amplios, que van más allá de lo personal.

Conviene saber que diferentes conductas conducen a comportamientos distintos.

Normalmente se intenta explicar la conducta de una persona en términos de la conducta del grupo social, en lugar de explicar la conducta del grupo en términos de la conducta de los distintos individuos que lo integran.

Los aspectos estructurales de la determinación de la conducta, en cierto grado, dependen de las definiciones sociales que se aprenden sobre los objetos y de las actitudes hacia las cosas del medio en que se vive, tanto si se toman de forma positiva o negativa.

Las personas disponemos de un conjunto de normas aprendidas, de las cuales nos valemos para dar sentido a nuestro entorno, orientar nuestra conducta y comprender la de los demás, con ello el orden social está basado en un sistema de clasificaciones que hacen predecible la conducta de los demás.

Comprender el comportamiento supone tener en cuenta tanto la realidad social, en forma de tipificaciones que regulan las conductas, como a las personas en función del sentido que estas le dan a sus acciones, así como la manera en que definen las situaciones en las que se encuentran.

La conducta humana está determinada por el mundo exterior a través de los fenómenos psíquicos, y aunque los factores sociales ejerzan influencia sobre la ella, ésta surge y se desarrolla en la actividad psíquica de la persona, convirtiéndose posteriormente en un reflejo de la misma.

Una sucesión de actos en los que la persona se ve inmersa es el medio donde se desarrolla la conducta, interviniendo conjuntamente las experiencias del medio social donde se integra, aunque no haya participado en ellas, ya que mediante el proceso de aprendizaje adquiere estos nuevos conocimientos y experiencias.

Existen tendencias que rechazan la idea de explicar la conducta de las personas como la interiorización de normas o valores preestablecidos, proponiendo como alternativa el analice de, cómo los individuos de una sociedad, se organizan para hacer entendibles sus decisiones, realizaciones y planes, es decir, hacer comprensible, mediante la racionalidad, sus actividades prácticas.

El comportamiento supone la forma de conducirse, comportarse o proceder de las personas frente a los estímulos, en relación con el entorno en que viven.

Cada interacción de una persona con su contexto conlleva un comportamiento y cuando este muestra patrones estables, se habla también de conducta.

Aunque, como ya hemos comentado, se usan indistintamente los términos de conducta y competencia, la principal diferencia entre ambos está en que el comportamiento es expresión de la personalidad, suponiendo una mayor implicación del individuo, mientras que la conducta no siempre manifiesta los contenidos personales, sino que posee un carácter más replicador, por lo que le atribuye un papel más pasivo al individuo.

El comportamiento puede ser analizado como el resultado de las relaciones de interdependencia que los individuos llevan a cabo entre sí en un determinado supuesto social.

Teorías del intercambio admiten la conducta social como el resultado del sistema de recompensas y castigos proporcionados por otros individuos, por lo que se trataría de conductas reactivas y mecánicas, en las que la conciencia juega un papel de orden menor.

El comportamiento humano se puede concebir desde diferentes posiciones, como pueden ser: reflejo de la voluntad divina, reacción instintiva o como otras posibles y diversas concepciones.

Las formas en que las personas se desarrollan, normalmente están moldeadas por la experiencia y las circunstancias sociales, que a su vez también están determinadas por el contexto del potencial genético heredado, de cada una.

En muchas ocasiones tendemos a sobrevalorar la influencia de nuestras emociones y pensamientos en nuestra motivación y en nuestras conductas. Pensar también es un tipo de conducta verbal, y como cualquier otro comportamiento depende de las cosas que nos pasan, del entorno en que nos movemos, de nuestras experiencias históricas y de la educación recibida.

En coaching conviene tener en cuenta las conductas y comportamientos de la persona que participa en la sesión, pues posiblemente sea algo mejorable o cambiable, puesto que a través de ellos se ejecutan las realizaciones para el logro de sus metas y objetivos.

© Copyright Ayudacoach
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://ayudacoach.com/