Dando soluciones en el nivel lógico adecuado

Cuando algo se modifica en un un ser humanos, se suele generar una transformación a nivel general de mismo, aunque no todos los cambios producen el mismo grado de transformación, ya que esta dependerá del nivel en que se actúe. Por ejemplo, se genera una mayor transformación cuando se trabaja con creencias que si se trabaja con el entorno donde se vive.

En cada nivel está la solución adecuadaExisten diversos niveles de identificación que condicionan la manera de vivir, aunque se vive con ellos de forma  inconscientes, y en gran medida han sido incorporados en la niñez, a través de los mensajes que se interpretaron como válidos por provenir de seres de referencia.

No es lo mismo hablar de identidad que de comportamiento de una persona, por ello cuando se tiene un comportamiento inadecuado es más conveniente decir “me cuesta realizar tal cosa” que “soy tal cosa (incompetente, débil, incapaz…)”. Con el “me cuesta” hacemos referencia a un comportamientos, mientras con el “soy tal…”, se está mencionado la identidad.

Por poco adecuado que sea un comportamiento, se puede cambiar con más facilidad que la identidad, ya que esta engloba creencias, capacidades y comportamientos.

Cuando la persona tiene un problema a nivel del entorno, en que se desarrolla, resulta adecuado preguntarse ¿Cómo va a comportarse para dar solución, cambiar, mejorar…? o bien ¿Qué es lo que puede hacer para cambiar, mejorar, dar solución…?

Supongamos que una persona tiene problemas con un comportamiento, el cual le está limitando y no le permite progresar. En este caso resulta adecuado hablar de esa conducta y no confundirla con una capacidad, diciendo que no se posee la capacidad, en vez de tratar de mejorar o cambiar el comportamiento, para poder progresar. Para dar solución conviene preguntarse ¿Qué es lo que se va a aprender, o qué destrezas se va a adquirir para poder … ?

Se estaría en una situación más inadecuada el confundir y asemejar la deficiencia en una capacidad con las creencias de la persona, puesto que con ello se le estaría programando con creencias limitantes, las que le afectarían a sus capacidades, a sus comportamientos y a su manera de relacionarse con su entorno. Para dar solución a la capacidad inadecuada se ha de preguntar ¿Qué es lo que se va a creer para … ?

Si es malo confundir las actuaciones sobre los comportamientos y capacidades con las creencias, es aún peor confundirlas con la identidad, pues desde este nivel se estaría repercutiendo en las creencias, capacidades, comportamientos y en su forma de relacionarse con el entorno.

También resulta inadecuado echar la culpa al entorno y las circunstancias por no haber realizado correctamente una actividad, ya que con ello lo que se está haciendo es eludir la responsabilidad personal sobre la actividad y como consecuencia de ello, la persona no podrá plantearse un aprendizaje y un cambio, para conseguir mejorar.

Resulta más conveniente hacer las críticas a una persona a nivel de comportamiento que a nivel de capacidad, creencia o identidad, aunque también se ha de tener en cuenta que criticar el entorno y con ello excusarse de las responsabilidades de las acciones poco aporta a la hora de poder aprender y cambiar para ser mejor.

A veces el seguir el consejo de alguien no nos soluciona el problema por ello en sesiones de coaching el coach ha de tener muy en cuenta los niveles, para poder detectar en que nivel está el problema y así trabajar con el nivel superior, con el fin de superarlo. Por ejemplo la conducta, ha de estar respaldada por las capacidades, a la vez que por las creencias y/o valores y como no por el nivel de identidad, de no ser así, se dificulta mucho lograr los objetivos.

© Copyright Ayudacoach
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://ayudacoach.com/