Creencias

Conociendo las creencias como ideas que se han de tener en cuenta en el desarrollo de las sesiones de coaching, para poder lograr la excelencia.

CreenciasPodemos decir que las creencias son firmes asentimientos y conformidades con algo, ideas que se consideran verdaderas, a las que se le da completo crédito como ciertas. Se le puede considerar como un paradigma, basado en la fe, puesto que no existe demostración absoluta, fundamento racional o justificación empírica que las compruebe.

Una creencia, no es más que la generalización de un incidente del pasado, al tiempo que son fuerzas muy poderosas que dirigen el comportamiento humano y no implica necesariamente el conocer, como lo solemos adquirir a través de los sentidos que poseemos.

Las creencias se generan desde el interior de las personas, desde las convicciones y valores propios, aunque también están influenciadas por factores externos y el entorno social en el que se vive.

Son muchas las conductas humanas que se basan en la fe y en las creencias, puesto que carecemos de tiempo y de capacidad para experimentar todas las cosas de la vida.

Las creencias aportan órdenes directas al sistema nervioso de las personas, poseyendo por ello el poder de crear y destruir. Son las creencias que coinciden con la certeza, las que proporcionan el impulso para la acción.

Son nuestras creencias las que constituyen la estructura de la personalidad y las que determinan la parte de nuestro potencial que seremos capaces de aprovechar.

Creencias relacionadas con nuestros principios y valores forman la estructura de nuestra mente y determinan la imagen que tenemos del mundo, estando estrechamente relacionadas con nuestras actitudes, pues, las creencias forman las actitudes. Conviene revisarlas con cierta frecuencia para adaptarlas a la realidad, ya que la vida evoluciona y se ha de optar por la adaptación, para así evitar la rigidez.

Las creencias son la base de nuestra personalidad, del estilo de vida, de los pensamientos, del comportamiento y de las acciones que realizamos.

Las creencias no son correctas o incorrectas, sino que potencian o limitan, aunque pueden ser verdaderas o falsas, y es algo que aceptamos como verdadero, indiscutible y obligatorio, en algún momento de nuestras vidas.

Para cambiar un patrón de comportamiento en particular, conviene identificar las creencias asociadas a él, puesto que si se cambian las creencias se crea automáticamente un nuevo patrón. La experiencia y la madurez fortalecen las verdaderas creencias.

Solemos aferrarnos a las creencias porque proporcionan seguridad, ayudándonos a pensar que estamos en lo cierto, al tiempo que nos ahorramos el estar cuestionando, en cada momento, las diferentes situaciones, aunque ello nos suponga el no poder actuar de la forma más adecuada.

Hemos de revisar nuestras creencias para saber cuáles nos potencian, cuales nos tienen limitados y también cuales necesitamos cambiar. También hemos de respetar a quienes tienen creencias diferentes a las nuestras, aunque resulte difícil apoyar iniciativas que resulten contrarias a las creencias que se tienen.

Por tanto, es importante que cada persona sea fiel a sus creencias, al tiempo que entienda que nadie posee la verdad. Por ello también se ha de modificar las creencias en función de la búsqueda constante de la verdad y darles la flexibilidad adecuada.

© Copyright Ayudacoach
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://ayudacoach.com/