Crecimiento y Desarrollo Personal, Espiritualidad

Desarrollo y espiritualidad para...Describimos aquí ese peldaño superior de la jerarquía de los niveles neurológicos de la estructura del cerebro humano, del lenguaje y de los sistemas perceptivos de las personas, que es la espiritualidad.

Espiritualidad es la búsqueda de tu verdadero yo, de tu verdadera esencia, y su conexión con el mundo y con los demás seres. Es la relación de la persona con aquello que trasciende lo más íntimo de su identidad.

Aunque habitualmente se ha relacionado el término espiritualidad con doctrinas y prácticas religiosas, especialmente en la perspectiva de la relación entre el ser humano y algún ser superior, y con doctrinas relacionadas con la salvación del alma, actualmente se hace un uso más amplio del término. Puede entenderse la espiritualidad sin referencia alguna a ningún ser superior o exterior al ser humano, utilizándose para referirse a una “espiritualidad atea”, o “sin dios”, a una búsqueda del sentido de la vida.

La espiritualidad se da en el encuentro con uno mismo, con los demás y con el mundo. Un encuentro espiritual, consigo mismo, con los demás, con la realidad tangible y con lo Supremo, siempre deja una marca de amor, confianza y paz muy peculiar, aportando a la vida sentido carga de energía.

La espiritualidad devuelve a la persona al mundo, desde el valor del servicio, aportando metas integradas en una escala de valores universales, haciendo plantearse el liderazgo personal como cumplimiento de una misión y ayudando a que los demás encuentren sus para qué. Se suele demandar sentido, de espiritualidad, en el trabajo y el vivir, para dar respuesta al por qué y al para quién.

Frecuentemente en ausencia de espiritualidad se suele estar en un mundo material, con sensaciones de vacío y de falta de sentido, ante la ausencia de eso material que se posee en un momento.

La espiritualidad es fuente de crecimiento y de desarrollo del potencial humano, que habitualmente implica intención de experimentar estados especiales de bienestar como la liberación, relacionándose también con la práctica de la virtud.

Se da cierta coincidencia entre la espiritualidad como fuente de inspiración inagotable, fuente poderosísima de cambio personal y de motivación, y el coaching que trata de desarrollar el potencial de las personas. Para conseguir con la combinación de ambos el recuperar la pasión perdida.

Una autentica espiritualidad da la posibilidad de adquirir libertad, seguridad y capacidad de amor abundante, que hace “ser más” de lo que jamás se hubiese pensado.

Necesitamos acercarnos de forma más espiritual al éxito y a la riqueza, para estar en el flujo abundante de todas las cosas buenas hacia nosotros. Para nuestro desarrollo personal es fundamental el crecimiento espiritual. Las grandes realizaciones del espíritu son fuente perpetua de alegría, fortaleza, sosiego y unidad.

Si se tiene un sentido de identidad y de propósito que sea profundo y forme parte del yo más íntimo, no se formará una identidad en función de lo que la sociedad ofrece: las posesiones, los roles que se ocupan, éxitos materiales, el dinero, el poder, etc., siendo todo eso inestable y muy cambiante. Por ejemplo, una persona que base su sentido de la identidad en esto, y que tenga un despido laboral, su identidad se vendría abajo junto con su autoestima, por asentar su identidad en algo tan frágil como es el puesto que ocupaba.

La espiritualidad no depende ni de altares, ni de libros sagrados, ni de convenios bautismales, sino de nuestra conciencia individual que decide unirse con la tierra, con la humanidad y si es nuestra creencia, también con la divinidad.

En definitiva, la persona que desee realizar un verdadero y profundo crecimiento personal, para lo que es efectivo sesiones de coaching, ha de tener en cuenta su plano espiritual, contemplando y poseyendo una visión holística, teniendo presente sus cuatro planos de existencia: el plano físico, el plano emocional, el plano mental y el plano espiritual, los cuales se encuentran estrechamente relacionados formando una unidad, “la persona”.

© Copyright Ayudacoach
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://ayudacoach.com/