Coaching y otras Profesiones

Aclarando diferencias y similitudes del coachingAlgunas diferencias y similitudes del coaching con otras materias con las cuales se le suele asemejar, y en ocasiones se le llega a confundir.

El Coaching Empresarial, en ocasiones es confundido con la consultoría, consejería y mentoring, entre otras, siendo diversas las personas que piensan que el coaching es un tipo de consultoría, hablando indistintamente de uno y otro, mientras que otra gente lo asocian a un método de capacitación.

También el Coaching Personal o de Vida se confunde con modelos psicológicos y psicoterapéuticos, aunque mientras que la finalidad de la terapia es sanar, coaching es expandir la capacidad de acción. Hay gente que suele considerar al coaching como una clase de terapia.

Son diversas las actividades profesionales que comparten raíces, influencias, incumbencias y técnicas de trabajo, encaminándose a ayudar a las personas y a apoyarlas en su desarrollo y crecimiento. Sin embargo, a pesar de estas características comunes, podemos establecer algunas claras diferencias, entre las diferentes modalidades como: Tutoría, Consultoría, Consejería, Enseñanza, Formación, Psicoterapia, Counselling, Mentoring, Psicología, PNL, Asesoramiento y Gestión.

Normalmente la autoayuda se realiza en soledad, mientras que en las sesiones de coaching se cuenta con un acompañante el coach. Con la autoayuda resulta difícil afrontar, por ejemplo, miedos, complejos y creencias limitadoras, para lo que si suele ser efectivo el coaching.

Otras metodologías diferentes al coaching, suelen dar una solución que entregan a la persona u organización que la ha demandado. Sin embargo el coach crea en conjunto, con la persona o la organización, para dar una solución a lo planteado.

Mientras que otras disciplinas ofrecen conocimientos externos, que existen previos a la situación, en el coaching se construye un conocimiento que surge de la situación que se vive, junto a la persona que está siendo acompañada.

Aunque en modalidades, que se asemejan al coaching, se proporcione ayuda, que pueden aumentar el desempeño, la efectividad y el bienestar, en las sesiones de coaching se va más allá, expandiendo la capacidad de acción de las personas y/o de las organizaciones.

La finalidad de un proceso de coaching, no es resolver conflictos psicológicos o emocionales, sino facilitarle, a la persona, para que consiga los resultados que desea. Para ello basta con cambiar actitudes y maneras de hacer, que hasta la fecha, le están siendo ineficaces.

Tanto el coaching como casi cualquier terapia buscan potenciar a la persona. Resulta difícil que en una organización se de una mejora, si previamente no se ha dado una mejora en las personas que la componen.

El coaching va más allá de tratar de dar solución a problemas planteados, acompañando a personas y organizaciones a que alcancen una mejora general, desde un enfoque sistémico. El coach acompaña para un cambio en la forma de ver de las personas, para que así puedan producir una transformación en las organizaciones.

Con coaching se producen resultados más consistentes que con otras muchas disciplinas próximas. Para empezar, desarrolla la creatividad de las personas, alentándolas a ser más flexible, así como a adaptarse a nuevas situaciones.

Coaching es un proceso bien definido, que tiene puntos de partida, medios de los que se dispone y llegada. Lo que resulta diferente y lo que puede confundir a algunas personas, es que el corazón del proceso, es el potencial de la persona. Por lo tanto, el éxito no es fácil de cuantificar.

El coaching parte de un paradigma de posibilidad, puesto que se entiende que la persona y/o la organización poseen fortalezas y capacidades internas, que les permiten mejorar su desempeño y obtener los resultados que persiguen, mientras que la demanda de servicios en otras metodologías suelen partir de paradigma de necesidad.

© Copyright Ayudacoach
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://ayudacoach.com/