Coaching y Costumbre

Costumbres y coaching en nuestro cerebroExisten obstáculos que nos tienen enredados en su mundo, de los cuales no solemos ser conscientes, siendo tan sutil y misterioso ese efecto, que personas exitosas fracasan y ni siquiera saben porque, resultándoles difícil descubrir cuál ha sido el motivo de su fracaso.

Costumbre es sencillamente un comportamiento o conducta que se repite durante el transcurso de la vida diaria, siendo maneras y medios de nuestra vida, que por un lado pueden ser buenas si se están consiguiendo los resultados deseados, y por otro lado puede hacer que se permanezca estancado, en más de lo mismo, con desesperación, frustración, desilusión, etc.

Un hábito adquirido por mera práctica, que permite hacer las cosas sin apenas llegar a razonarlas, o una costumbre arraigada, forma una rutina, un automatismo que puede realizarse mientras se piensa otra cosa. Podremos tomar consciencia y superar algo así con coaching.

No es lo mismo costumbre que hábito. Costumbre es repetición de actos que no necesariamente se hacen de forma consciente y libre, sin embargo los hábitos, suponen la libre decisión para realizarse, y se adquieren por el ejercicio libre de los actos. En muchas ocasiones hábito suele entenderse como sinónimo de costumbre, por lo que tienen en común de comportamiento adquirido a raíz de una repetición de acciones.

Es un grave error creer que todo está bien, tal como está, que casi todo es lo mismo, de hace algunos años atrás, reaccionando como la avestruz que esconde su cabeza en un hoyo ante el peligro, pensando que con eso estará a salvo, mientras las realidades son otras.

En sesiones de coaching se toma consciencia de la realidad que se vive y se despiertan potenciales para hacer frente efectivo a la situación que se vive, rompiendo con costumbres poco adecuadas para los momentos actuales.

La costumbre es un fenómeno engañoso que nos puede mantener en la creencia que todo va bien, impidiéndonos ver más allá de lo que estamos acostumbrados a ver, algo que podremos superar con coaching, al ayudarnos a ampliar nuestro campo de posibilidades.

Realizar las cosas como siempre se han realizado, porque estamos habituados a unos ciertos resultados, pareciéndonos que si cambiamos no nos podemos fiar de lo nuevo, ya que nos pone en situaciones de incertidumbre, con el correspondiente miedo que nos paraliza, es lo que nos hace que nos cueste plantearnos y superar costumbres.

Tomar consciencia de lo que estamos acostumbrados, tanto para potenciar y mejorar lo que nos da bueno resultados, en lo que ya hacemos, como para eliminar aquello que venimos haciendo y nos resta en la vida, es algo a lo que contribuye el coaching.

Nuestras costumbres han de estar, en cada momento, a la altura de las tareas que emprendamos para conseguirlas, puesto que si no fuese así estarían frenando la consecución de nuestras metas.

Si bien la costumbre nos supone ahorro por la automatización de muchas de nuestras tareas, también por otro lado nos inmoviliza y nos lleva a tener más de lo mismo, en un mundo que está en permanente cambio, por ello hemos de estar en el equilibrio de la innovación y de la costumbre, algo a lo que contribuye el coaching.

© Copyright Ayudacoach
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://ayudacoach.com/