Coaching para mejorar comportamientos

Mejora de comportamientos con coachingTodas las personas, en nuestro estar en este mundo, tenemos una serie de comportamientos y conductas que son modificables, las cuales se aprenden, se cambian y se mejoran.

Se aprende a pensar y a comportarse, mediante la enseñanza, ensayos de prueba error y por medio de los premios y castigo, estando siempre este proceso condicionadas por las características del medio social donde se desarrollan.

Mediante el refuerzo positivo las personas tienen control sobre el logro que desean, motivándose por el incentivo a alcanzar un nivel de desempeño excepcional.

Con coaching se acompaña a las personas para que se sientan más motivadas, y puedan adaptar sus sentimientos y emociones, para que sobre ellas se asienten conductas más adecuadas para una mejor vida.

Los comportamientos se mejoran o cambian estimulando a la persona a hacer algo que quiere hacer y que sea capaz de realizar, lo que facilita la mejora o el cambio de conductas y la capacidad para el cambio, ayudando a crear nuevos hábitos y rediseño del entorno, adaptándolo de la forma posible.

Mejorar conductas y comportamientos supone que la persona se realice más acorde con sus necesidades y que no sea algo contraproducente, ni para sí misma ni para su entorno.

Una forma de modificar conductas es enfocarse en generar un incremento de las habilidades positivas, que ya se poseen, al tiempo de adquirir aquellas necesarias, extinguir aquellos aspectos que resultan negativos y disminuir otras que no sean necesarias, con ello se podrá lograr ciertos cambios hacia otras visiones de comportamiento más adecuados.

Pensar en la moralidad como una cuestión de hechos objetivos, en lugar de las preferencias subjetivas, suele llevar a un comportamiento moral mejorado.

Normalmente repetimos conductas y comportamientos cuando algo nos resulta agradable, cuando alguien nos anima y cuando nos premian o reconocen, por lo que hacemos. Sin embargo no solemos volver a hacer aquello de lo que no sacamos un provecho, lo que nadie nos presta atención, o lo que podemos sustituir por otro comportamiento, del cual saquemos más provecho.

Se refuerzan conductas y comportamientos, disminuyendo o haciendo desaparecer los que se consideran inadecuados, tomando control sobre las situaciones y circunstancias en que se producen, al tiempo que se refuerzan otras acciones, alternativas, más efectivas. Se disminuye la frecuencia de las no deseadas tratando de debilitarlas, evitando las circunstancias y los estímulos que provocan su aparición. Al tiempo se favorecen las oportunidades que provoquen comportamientos deseables, contrapuestos a los existentes, que se desean cambiar.

Es importante a la hora de trabajar un comportamiento para fomentarlo, tener en cuenta las características del mismo, las de la persona que participa en ello y las del ambiente físico y social en que se realizan las personas.

Para adquirir acciones adecuadas con coaching, el coach ha de usar reforzadores apropiados, observando y dando feedback a su acompañado, tratando de reforzar las acciones efectivas que le acerquen a sus objetivos, para que las pueda volver a usar, incluso para que puedan llegar a formar parte de sus creencias.

Se mejoran comportamientos y conductas efectuando sesiones de entrenamiento con coaching, reforzándose la aproximación a buenas y efectivas realizaciones, obteniéndose buenos resultados para mejorar destrezas que impliquen paciencia, constancia, precisión y/o velocidad.

También el coach acompaña a la persona, con quien trabaja, a que reflexiones y renueve situaciones de comportamientos inadecuados o que pase a realizaciones con prácticas positiva, facilitándoselo con las repeticiones de conductas positivas. Usar una u otra dependerá de las habilidades del coach, de las circunstancias del momento y de la persona que está en la sesión.

El crecimiento y desarrollo personal impulsan la creatividad, el liderazgo y la organización de las personas.

Paradigmas, estrategias y recursos que pueden haber sido muy útiles en un momento dado, resultan inapropiados con la evolución del tiempo.

Se ha de saber hacer cambios, aprendiendo a descubrir cómo hacerlos, los cuales han de producir resultados adecuados. Observando los nuevos resultados, ampliando constantemente el mundo conocido y mejorando las relaciones en entornos personales fluidos, lo que se reflejará en la madurez de las acciones.

El coach ha de facilitar, el convertir en hábitos, comportamientos saludables y efectivos, para que su acompañado alcance la excelencia.

Para sustituir comportamientos existentes, por otros nuevos, se ha de tener cuidado con no sentirse mal en el proceso, pues ello podría incrementar la probabilidad de que se asocie el mal estar a ese acto, lo que puede conllevar al abandono y el continuar con más de lo mismo tan poco apropiado.

Con coaching aparte de poderse adquirir nuevos y mejores comportamientos y conductas, se facilita la adquisición de los mismos, al tiempo que estos permanecerán en la persona, lo que le permitirá ser mejor.

© Copyright Ayudacoach
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://ayudacoach.com/