Coaching para la actuación

AcciónSe realizan sesiones de coaching a nivel de comportamiento, para facilitar acciones que lleven a la persona de su situación actual a su situación deseada, consiguiendo resultados pragmáticos al tiempo que logran o mejoran determinadas actuaciones de su comportamiento.

Se trata de seguir procesos que faciliten a las personas el lograr o mejorar determinados comportamientos en sus acciones, para que así les sea más fácil y efectivo alcanzar sus metas.

Estos tipos de trabajos que se realizan en sesiones do coaching proceden principalmente del entrenamiento deportivo, donde se promueven las percepciones conscientes de las capacidades y recursos personales, junto al desarrollo de las competencias conscientes.

Se realizan trabajos para tratar de extraer y reforzar las capacidades de las personas. Comenzando por realizar una observación detallada de como realizan sus acciones, para posteriormente estimularlas y realimentarlas, consiguiendo que mejoren, en situaciones y entornos concretos, y con ello puedan hacer uso del potencial de los recursos que poseen.

En las sesiones de coaching se les facilita a las personas el acceso a su potencial de recursos propios, que hasta ese momento no han estado haciendo un uso pleno de ellos, y por ello sus acciones no han sido todo lo adecuadas que han deseado.

Aportar realimentación positiva y estimulo, tanto relacionados con la tarea, como con la relación, es una forma eficaz de ayudar a la persona a que tenga acceso a más perspectivas, con lo que desarrolla una mayor número de opciones, y le aporta más flexibilidad en su comportamiento, para poder obtener con mayor efectividad lo que desea.

Para hacer efectivo el comportamiento de las personas se ha de implicar la capacidad de sentir y coordinar las acciones del cuerpo, en un contexto determinado. Los procesos que aquí se realizan están relacionados con actividades y resultados específicos de comportamiento en un entorno concreto.

Los elementos del comportamiento son los pasos específicos de acciones que dan las personas para lograr el éxito y cuanto más efectivos se realicen, más se facilita la obtención de los resultados deseados y la satisfacción personal por el logro.

El coach le ha de indicar a la persona, mediante la reflexión, lo que ha de hacer para conseguir el éxito o la recompensa, al tiempo que la estimula con halagos y reconocimiento por el buen trabajo hecho. También ha de proporcionarle realimentación constante y específica sobre como puede mejorar el comportamiento.

En estos procesos se hace necesario establecer objetivos, para en base a ellos, poder fijar los sistemas de recompensa y realimentación adecuados, así como establecer los controles necesario para saber si corresponden ajustes a lo largo del proceso.

El coach le ha de facilitar a su acompañado, que rompa ciertos hábitos o tendencias formadas, poco adecuadas para su resultados, y que posiblemente tiende a repetir, con el fin de encontrar nuevas posibilidades de expresión, ampliando así su campo de actuación.

Hemos de prestar mucha atención a la emocional que acompaña a nuestras acciones, puesto que nuestras emociones determinaran lo que logremos en nuestro trabajo, aprendizaje, sociabilidad y espiritualidad.

Con coaching se abren posibilidades de acción donde no se veían o parecía no haberlas, al conseguir ampliar el campo de visión y de oportunidades en el hacer.

En definitiva. Siendo la acción lo que corresponde, a lo que se hace en cada situación particular, esta se puede hacer de forma más fácil y con mayor efectividad mediante coaching, puesto que se amplia el campo de posibilidades, al tiempo que se hace uso del potencial que se posee.

© Copyright Ayudacoach
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://ayudacoach.com/