Coaching Generativo

Seguir un mejor camino con coaching generativoLas personas pueden optar a algo que nunca antes han hecho, ya sea a un nuevo comportamiento, a una actitud diferente, a una nueva manera de afrontar la vida, etc., por muy imposible que les pueda parecer hasta ese momento. Para ello han de entrar en algún cambio generativo, incentivado por valores que mueven a la acción, implicando también su identidad.

El coaching generativo aporta un conjunto de recursos que facilitan a las personas el viaje hacia el cambio, que les supone crear resultados nuevo y que implica una transformación transcendental.

En procesos do coaching generativo se facilita la ayuda necesaria para que la persona pueda desarrollarse, crecer y evolucionar en todos los aspectos de su vida, ayudándola a encontrar su camino y a alcanzar sus metas. Según sean las necesidades y la situación de la persona se podrá trabajar uno o varios aspectos de la persona.

Se trata de cambiar la dirección, el propósito, la misión y visión de la persona. El coach determina el grado de cambio que busca el cliente y cómo facilitarlo, aunque siempre será libertad de la persona, decidir y coger una u otra cosa.

Se trabajan habilidades esenciales facilitando el hacer algo diferente, algo que nunca se ha realizado, algo nuevo o/y de un modo distinto. Tratando de llegar a una compresión consciente de las acciones y del aprendizaje, consiguiendo visualizar la consecución de resultados para pasar y motivar la acción adecuada para ello.

El coaching generativo despierta y forja nuevos comportamientos, que se asocian a sentimientos y acciones que permiten nuevos aprendizajes y habilidades, a todos los niveles de la persona, facilitando la compresión de nuevos procesos de aprendizaje.

En estos procesos no solo se trata de conseguir objetivos sino de poner intención, para que esa conexión, más profunda con nosotros mismos y con nuestro centro funcione. Facilitándonos encontrar la mejor manera de hacer dicha intención realidad. Pasando a tener una nueva y adecuada actitud, es decir, un nuevo modo de estar en el mundo.

Se “cuida” a la persona, en el sentido, de que hay que ocuparse de su entorno actual, asegurándose de que lo necesario lo tenga disponible o/y que pueda darse cuenta que lo tiene. Al tiempo el coach ha de poner lo adecuado para que no se dé la distracción ni interferencias innecesarias, para que el proceso continúe.

Estas sesiones de coaching también han de ayudar a optimizar las relaciones espaciales e interactivas en las que la persona se desenvuelve.

La persona, mediante este proceso, también recibe el apoyo necesario, cuando se pone en la realización de nuevos retos de actuación, guiándosele en las nuevas situaciones en que se encuentre, compartiéndole indicaciones, pistas y demás conocimiento necesario, para que alcance el éxito.

En el coaching generativo, el coach actúa como despertador, para que la personas ponga en acción su potencial y esta pueda crear desde el nivel de la visión y la misión personal. Ahí es donde se generan contextos y experiencias que facilitan la comprensión sobre el propósito personal, para realizar algo diferente, algo que nunca ha hecho antes, algo nuevo y de un modo distinto.

El resultado es la obtención de nuevos comportamientos. Físicos, incorporando nuevos movimientos o ejercicios, de sentimientos generados del proceso en sí mismo, del intelecto, manifestado en la compresión consciente a través del proceso cognitivo y racional del aprendizaje, el cual nos permite analizar comportamientos y actos específicos, así como la transcendencia, dando sentido y propósito al proceso, proporcionando una misión que identifica a la persona con algo más grande.

Con sesiones de coaching generativo las personas experimentan sus valías pudiendo percibir y elegir más opciones, y con ello ser más libres para evolucionar en cualquier elección deseada. Yendo más allá de cambios temporales, por lo que esas variaciones alcanzadas permanecerán en esas personas.

En los procesos de coaching generativo se liberar la creatividad de la persona, aprendiendo a hacer algo mejor, a lo que hacía hasta ese momento. El coach ha de facilitar factores de motivación necesarios para reforzar el sentimiento de confianza, que impidan el abandono. Se alcanzan nuevos aprendizajes, estimulando y desarrollando la flexibilidad, tanto para que la persona afronte nuevas situaciones, como para adaptarse a los nuevos entornos que ha de vivir cada día.

© Copyright Ayudacoach
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://ayudacoach.com/