Coaching, conversación y proceso

Conversaciones de coachingEl Coaching es una metodología de aprendizaje que usando como herramienta la conversación, consigue que las personas vean las cosas de diferente manera, con más opciones posibles, lo que les permite poder elegir lo que hacen. Pudiendo lograr resultados diferentes a los que han estado obteniendo hasta el momento.

También el Coaching es una herramienta de responsabilidad, pues el coach ayuda a las personas a reconocer las capacidades y responsabilidades que estas tienen en lo que están haciendo, puesto que cada persona está decidiendo lo que está haciendo en cada momento, aunque decida no hacer nada. Esto conduce a poder salir de estar dando excusas y quejas por lo que sucede, algo que se vive con frecuencia, pudiendo pasar a tomar parte activa en lo que acontece.

Con esta metodología se genera autonomía, protagonismo y responsabilidad, diferenciándose del aprendizaje como transferencia de ideas y conocimientos, y como si fuese instruir. Se trata más de estimular removiendo por dentro, facilitándole a la persona que encuentre recursos para que pueda pensar por sí misma, lo que le ayuda a que sus decisiones sean más relevantes y pueda gozar de una mayor libertad, o ¿es que preferimos que nos compartan más de lo de siempre, para situaciones nuevas que nos va presentando nuestro vivir, para en cada momento tener que estar pidiendo ayuda a otros?

La conversación es imprescindible y necesaria para el coaching, aunque sean consigo mismo, como en el autocoaching. Sin embargo el coaching resulta más adecuado con otra persona, diferente a uno mismo, que tenga diferentes y más amplias visiones, puesto que la comunicación consigo mismo no suele aportar diferentes visiones, pues se tienen las de siempre.

El coaching vale tanto para cambiar la situación que se esté viviendo como para aprender a vivir la situación que se está dando, a la cual no se ha adaptado la persona hasta ese momento, eliminado así, posibles mal estar o sufrimientos que se esté teniendo, por estar en lucha permanente con lo que se vive, aunque se haya querido aceptar, pero no se sabe cómo.

Se puede participar de sesiones de coaching para mejor más lo que ya se está haciendo bien, consiguiendo con ello la excelencia, mediante la estimulación y puesta en acción de ese potencial dormido que casi toda persona lleva dentro, abriendo con ello, su campo de posibilidades, mediante adecuadas conversaciones que conduzcan a ello. ¿Será que estamos acostumbrados a la misma conversación de siempre, y no nos damos cuenta que hemos de tener diferentes para poder tomar consciencia de nuestro potencial?

En conversaciones de coaching se facilita dar soluciones a problemas, sacando a la luz capacidades, talentos y fortalezas, ocultas en la persona. Se conecta una indagación y una conversación productiva con la mejora del desempeño, para que la persona pueda dar lo mejor de si misma al tiempo que gana autonomía.

No se necesita conocer una materia en concreto para poder realizar coaching, con el experto o persona que domina esa materia, pues la conversación no tiene porque centrarse en lo técnico de la materia en concreto, aunque sí que el coach ha de saber hacer las preguntas adecuadas para que la persona encuentre en sí misma las herramientas que necesita en su labor, obteniendo con ellas sus propias respuestas.

Coachs diferentes tienen distintos caminos en el proceso de coaching, puesto que lo que importa es la efectividad para el resultado, para la meta de su acompañado, y que sea este el protagonista de la sesión de coaching, realizándose el tipo de conversación apropiado a la persona, a las circunstancias y a la meta que se persigue.

El responsable del proceso es el coach, por ello bajo su saber de la metodología, ha de guiar la conversación. Mientras que el responsable de los resultados es la persona que está recibiendo coaching, ambos han de asumir sus responsabilidades para realizar lo que les corresponde de sus compromisos entre ambos, consiguiendo así sus deseos. El coach, que su acompañado consiga el objetivo que se ha fijado, y el acompañado que logre su meta.

El coach ni aconseja ni empuja, a la persona que recibe sesiones de coaching, a que haga cosas, sino que ayuda en la creación de estímulos y de las condiciones más adecuadas, generándose así la motivación conveniente en su acompañado, para que este descubra y ejecute lo que le resulte más adecuado, alcanzando con ello sus deseos.

© Copyright Ayudacoach Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://ayudacoach.com/