Coaching, Aprendizaje y Enseñanza

Partiendo de que la capacidad de acción y de aprendizaje son dinámicas y flexibles, si realizamos sesiones de permanente compromiso y competencias, encaminadas a un óptimo desempeño, para lograr unos adecuados resultados, mediante procesos de interacción, podremos optimizar los métodos de enseñanza y aprendizaje.

Coaching, enseñanza  y aprendizajeHoy en día se necesita de buenos orientadores o facilitadores que ayuden a las personas a encausarse, hacia nuevos rumbos, que provoquen exigencias personales y profesionales, que les permita evidenciar y fortalecer los talentos para alcanzar el éxito.

Enseñar es un proceso que consiste en ayudar a otros a desarrollar habilidades y capacidades, y el coaching es un medio para ayudar a las personas a alcanzar la excelencia, y toma los conceptos de, enseñanza y desarrollo de capacidades, como lo que podríamos denominar “juego interno de la actuación”.

El coaching ayuda a adquirir competencias, que favorecen, el alcanzar metas y objetivos, así como predispone al aprendizaje, potencializando las competencias personales a través del ser, aportando un valor añadido para quien lo recibe.

El disponer de herramientas y artes de coaching en las aulas, conlleva a mejorar las relaciones, así como abrir el entendimiento desde otros puntos de observación, consiguiendo cimentar bases, y lograr entender e identificar los talentos naturales propios, así como las cosas que se pueden aprender, tanto en nuevas maneras de ser y de hacer, para con ellas alcanzar resultados que todos perseguimos, necesarios para generar un cambio paradigmático o cultural.

El coaching ayuda a que las personas desarrollen su potencial latente, disponiendo de nuevas oportunidades de mejoras y de desarrollo personal, pudiendo interpretar las circunstancias de más maneras, disponiendo con ello de más opciones, lo que facilitará, al que está al frente de la educación y la formación, el conocer las habilidades que ha de desarrollar en sus alumnos, consiguiendo crear el adecuado compromiso de los miembros participantes en el sistema educativo.

Aplicando en la enseñanza y aprendizaje coaching se lograran unos resultados extraordinarios. Se mejora el desempeño, se profundiza en el entendimiento de sí mismo y se mejora la calidad de vida, alcanzándose un aprendizaje que crea transformación de comportamientos, sostenidos en el tiempo, con acciones y reflexiones continuas.

Los alumnos que han compartido herramientas y artes de coaching desarrollan habilidades que les son útiles en sus labores diarias, disponen de formas diferentes de observar y efectuar sus relaciones, así como experimentan crecimientos y desarrollo tanto personales como de grupos, consiguiendo gestionar de forma más adecuada sus compromisos, al tiempo que descubren nuevas formas de trabajo, que les facilitan los resultados deseados.

El coaching aporta al sistema educativo de aprendizaje y enseñanza nuevas y poderosas herramientas, una filosofía de enseñanza que gusta y que motiva a estar y permanecer en las aulas, sin aburrimientos, consiguiendo que los participantes sean mejores, cambiando creencias, así como creando nuevos paradigmas, con el fin de dar resultados innovadores a unas necesidades dadas.

Con coaching se logra que se interactúe de forma más efectiva, dialogando con los alumnos en las aulas, se motiva con compromiso en el esfuerzo, se crean diferentes maneras de conversaciones más efectivas, se transmiten valores con el ejemplo y se consigue resoluciones de conflictos, de forma más sencilla.

Poseemos una serie de creencias limitantes que en muchas ocasiones no nos permiten aprender. Mediante el coaching podremos tomar consciencia de dichas limitaciones para así poderlas superar, al tiempo que nos hacemos con otras que nos aportarán potencialidad, también encontraremos la posibilidad de incrementar el potencial, al darnos cuenta de qué habilidades, herramientas y recursos disponemos, con el fin de superar los obstáculos que nos hemos impuesto por el uso de paradigmas arcaicos, los cuales determinan nuestras actitudes y por consiguiente afectan a nuestras aptitudes, en la medida que no somos capaces de ponerlas en práctica.

El coaching en la formación también permite entender al alumno como un ser completo, al cual se le ha de acompañar en el cuidado y fomento de sus competencias, por parte de los docentes que tienen la responsabilidad de enseñarle y formarle.

Los maestros o docentes, aparte de transmitir conocimientos podrán aportar valores y ayudar a sus alumnos a desarrollar sus cualidades y habilidades de forma más efectiva con coaching, facilitándoles nuevos aprendizajes y cambios estructurales, para que el alumno pueda conseguir altos grados de empatía, responsabilidad y respeto.

Mediante el coaching los alumnos aprenderán a asumir compromisos para aplicar lo aprendido, así como desarrollar las habilidades necesarias que les permita realizar las actividades adecuadas, de forma efectiva, para lograr sus metas y objetivos.

En definitiva, que la responsabilidad y el compromiso que se obtienen con coaching, orientan al grupo, en el aula, hacia sus objetivos convirtiéndolos en realidad, a la vez que generan un espacio de reflexión, tanto para la mejora individual como la colectiva.

© Copyright Ayudacoach
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://ayudacoach.com/