Adquirir y Mejorar Competencias con Coaching

Coaching para competencias personales y socialesPodemos decir que competencias es el conjunto singular de habilidades, conocimiento, cualidades, valores, motivaciones y actitudes que dirigen y obstaculizan o facilitan las labores hacia la excelencia.

Siendo las competencias el conjunto de habilidades, valores, motivaciones, rasgos de personalidad, etc. de la persona, es su responsabilidad que sean las óptimas para desarrollar su desempeño en la vida.

El impacto que se causa en la vida, y en concreto la capacidad que se dispone para conseguir resultados dependerá, en gran medida, de unas pautas complejas de conductas, valores y actitudes que en conjunto determinarán la efectividad personal.

Para iniciar un proceso de mejora de las competencia se ha de saber cómo se están haciendo las cosas, para después analizar las diferentes opciones de cambio o de mejora, lo que requiere un cambio en los comportamientos y en la forma de actuar.

El coaching es una poderosa herramienta que potencia el liderazgo, facilita el desempeño y acompaña procesos de capacitación y de entrenamiento para garantizar la efectiva adquisición de las competencias. Desarrollando habilidades que permiten mejorar de manera integral el desempeño.

Se necesitan enfoques prácticos que ayuden a la consecución de cifras reales, para lo cual se requiere la activación del potencial personal que se posee.

Con coaching la persona pueda analizarse y tomar consciencia de las interpretaciones que hace sobre la situación que le resulta problemática. Pudiendo desarrollar sus competencias, lo que le genera nuevas oportunidades, y por consiguiente nuevos resultados.

En coaching se detectan las áreas de dificultad. Esas barreras invisibles que traban el crecimiento o dificultan el desempeño de la persona.

Competencias personales que se pueden desarrollar con Coaching

Comportamientos o tipos de pensamientos que llevan a resolver una situación de una forma efectiva, siendo aceptable para el sujeto. Tenemos: adaptabilidad, análisis de problemas, asunción de riesgos, automotivación, control, capacidad crítica, creatividad, comunicación, compromiso, delegación, desarrollo de otras personas, decisión, tolerancia al estrés, escucha, flexibilidad, independencia, integridad, iniciativa, meticulosidad, planificación y organización, resistencia, sensibilidad, sociabilidad, tenacidad, etc.

– Autoconfianza y Autoestima, incrementando el creer en uno mismo, valorándose y aceptándose tal como se es. Generando la suficiente confianza para afrontar los acontecimientos de la vida.

– Inteligencia emocional, habilitándose para tomar conciencia y control de las emociones (miedo, enfado, tristeza, alegría, etc.). También gestionándolas adecuadamente.

– Actitud positiva, desarrollando formas para afrontar los contratiempos y dificultades, que presenta la vida, con optimismo y actuando consecuentemente.

– Iniciativa, aprendiendo a tomar acción con rapidez para afrontar y resolver problemas o conseguir el logro de metas, en tiempos adecuados.

– Motivación, consiguiendo ponerse y mantenerse en acción para lograr los resultados deseados, sacando la energía necesaria para ello.

– Organización y gestión del tiempo, tomando conciencia de en qué se invierte el tiempo para, desde ahí, organizar lo que hay que realizar.

– Gestión del estrés, aprendiendo a afrontar el día a día con la menor pesadumbre y ansiedad posible, recuperar la paz interior, consiguiendo calma y bienestar.

Competencias sociales que se pueden desarrollar con Coaching

Son muchas las denominaciones usadas para hacer referencia a las habilidades sociales: comportamiento adaptativo, habilidades para la vida, competencia social, habilidades sociales, conducta interpersonal, habilidades interpersonales, etc. Siendo aquellas aptitudes necesarias para tener un comportamiento adecuado y positivo que permite afrontar eficazmente los retos de la vida. Formadas, más bien, por un conjunto de comportamientos adquiridos y aprendidos.

 – Asertividad, forma para defender los derechos propios, así como para expresar las opiniones y necesidades, sin agresividad ni sumisión a otros.

– Comunicar de manera que se haga llegar un mensaje eficiente, de forma compresible para cada receptor, e incluso atrayéndolo y persuadiéndolo con la oratoria.

– Paciencia para mantener la calma y aportar soluciones concretas, cuando demás personas caigan en pánico y pierden la compostura.

– Empatía, capacidad para entender el punto de vista de los demás, para ponerse en su lugar, sin por ello tener que compartir su forma de comportamiento, actitud, creencias, etc.

– Gestión de conflictos, habilidad para hacer frente a los problemas en las relaciones interpersonales, profesionales o personales, realizando lo necesario para solventarlos de forma adecuada y en tiempo, en lugar de tratar de ocultar el conflicto.

– Liderazgo, habilidad para incentivar a mover a las personas, inspirándolas para que tomen una acción deseada.

– Gestión de equipos, capacidad para organizar y dirigir a los miembros de un grupo hacia la consecución de objetivos comunes.

Las competencias han de estar siempre en proceso de cambio, adaptándose continuamente a las nuevas exigencias de las circunstancias que se nos van dando.

El coaching es una metodología muy eficaz para el desarrollo de competencias personales y profesionales, ya que un buen coach ha de saber ver a las personas no como son, sino como pueden llegar a ser, para con ello poder liberar su potencial y así incrementar al máximo su desempeño.

En definitiva, con coaching las personas aprenden a utilizar y perfeccionar sus competencias, así como a desarrollarse en las que todavía no se desenvuelven bien. Permitiéndoles elevarse por encima de sus dificultades y estados poco adecuados, descubriendo y potenciando también las fortalezas individuales.

© Copyright Ayudacoach
Puedes distribuir, enviar o copiar este artículo sin modificar el contenido.
Incluye la dirección: http://ayudacoach.com/